EL MISTERIO DE LOS NIÑOS DE COLOR VERDE.

Esta es una de las historias más extrañas y misteriosas que he oído nunca. Un misterio que nos deja con la boca abierta incapaz de creer unos acontecimientos realmente inusuales pero que, después de investigar he comprobado que se han repetido varias veces en diferentes partes del mundo y en diferentes fechas.

¿Os imagináis que de repente escucháis gritos de niños que salen de una cueva y que cuando os acercáis os dais cuenta que estos son de color verde? Pues esto es, en resumen, lo que sucedió en la localidad de Banjos, en España.
En una noche de verano de 1887, despertó a la gente de este pueblo una serie de gritos de niños. Por la mañana, temiéndose alguna desgracia, se hicieron batidas de búsqueda desde la primera hora del día. A las pocas horas, encontraron el origen de los gritos, y lo que descubrieron les dejó alucinados. Se trataba de dos niños, un niño y una niña abrazados y con un rostro congestionado por la sensación de miedo. Estos niños estaban vestidos con ropas metálicas, pero lo más curioso, es que además, su piel era de color verde.

La gente de Banjos, se hizo cargo de ellos, aunque eran de color verde eran niños a los que había que cuidar. No obstante, algo grave, que les marcó, les había pasado a estos raros humanos que salían de una cueva conmocionados. De hecho, el niño fue apagándose como una vela que se queda sin mecha. No hablaba, no comía, no bebía, su estado de ánimo se vino a abajo... y en pocos días murió. La niña, pudo sobrevivir, dentro de sus posibilidades, se aferró a la vida y consiguió vencer a la muerte durante unos años más. Durante el tiempo que vivió, la niña experimentó un cambio en la tonalidad de la piel, desapareció el color verde de la piel y emergió una piel con tono caucásico. Poco a poco fue aprendiendo español y rehaciendo su vida hasta que de una forma súbita murió a los 5 años.

Que salieran de una cueva y de color verde, no quedó aclarado del todo. Primero la niña tubo que recomponerse "de algo" y luego aprender español. Y lo poco que se pudo sacar en claro fue las pocas indicaciones que había explicado. La niña verde decía que vivían en una tierra oscura, una tierra sin sol. La gente de esa tierra era toda de color verde, pero que un día, oyeron un fuerte estruendo y salieron despedidos a la entrada de la cueva.

Después de que la niña verde se recuperara y pudiera explicar todos esto, se hicieron expediciones en busca de explicaciones, se introdujeron en la cueva cientos de metros, pero nunca llegaron a encontrar nada, ni una pista, que pudiera explicar este gran misterio.

REPRESENTACIÓN DE LOS NIÑOS VERDES DE WOOLPIT.

100 años antes, podemos encontrar una historia parecida. Esta no se desarrolló en España, sino en Woolpit, Inglaterra. El cronista Gervasio de Tilbury relató un hecho que aconteció en esta localidad. Dos niños pequeños aparecieron en medio de los campos, solos. Se trataban de una pareja de niños, hermanos, también con prendas metálicas y, lo más destacable, con una piel de color verde oliva. Al igual que el caso anterior, estos 2 niños, tampoco hablaban un idioma conocido. El niño murió, en circunstancias similares a las del niño anterior. En este caso, la niña sobrevivió y aprendió el idioma inglés, y entonces pudo contar todo lo que sabía sobre su origen y el de su hermano.


La chica verde, explicaba que el mundo donde vivían era cavernoso, sin un sol, sin una luz que iluminara el lugar. Recordaba que había un gran río que nadie cruzaba pero que les permitía abastecerse de alimentos y agua. Que una vez ella y su hermano cruzaron el río y se perdieron, subieron por una grieta durante varias horas (se calculó que durante dos días). Y luego salieron al exterior donde la gran luz (el Sol) les cegaba sin poder ver dónde se encontraban. Al sentirse desorientados, no pudieron encontrar la grieta por la que salieron.


La zona fue de nuevo investigada, se buscó en todas las cuevas y grietas de la comarca. Pero nada, no encontraron nada para seguir la pista.

Cientos de personas han intentado explicar estos hechos, y las hipótesis van desde viajes en el tiempo hasta zonas de investigación y experimentación subterráneas. No obstante, hay otra hipótesis más aceptada: los niños fueron envenenados. Según cuentan algunos expertos, el Arsénico puede producir una coloración de la piel de tono verde. Causa desorientación, y coincidiría con la muerte de los dos niños. No obstante, no explicaría algunos interrogantes como ¿por qué iban vestidos con prendas metálicas? También hay que tener en cuenta que igual todos los datos se han transmitido desde hace decenas de años, y quizá el relato ha sido modificado o exagerado. Tampoco explicaría el por qué alguien querría matarlos o por qué la superviviente (en cada caso) no lo denunció. Tampoco explicaría por qué no hablaban el idioma de la zona, ya sea español o inglés.

Otras hipótesis, apuntan a ciertas civilizaciones que vivirían en el interior de la Tierra. Quizá como una forma de protegerse de asteroides, meteoritos, volcanes, etc.. Esto me recuerda a la novela del escritor Julio Verne "Viaje al centro de la Tierra".


2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...